El gobierno ruso anunció el lunes que concluyó una serie de pruebas durante las cuales desconectó con éxito el país de Internet en todo el mundo. Las pruebas se llevaron a cabo durante varios días, comenzando la semana pasada, e involucraron a agencias gubernamentales rusas, proveedores locales de servicios de Internet y compañías locales.

El objetivo era probar si la infraestructura nacional de Internet del país, conocida dentro de Rusia como RuNet, podría funcionar sin acceso al sistema global de DNS y a Internet externo, para realizar dicha hazaña, el tráfico de Internet se redirigió internamente, lo que convirtió a la RuNet de Rusia en la intranet más grande del mundo. El gobierno no reveló ningún detalle técnico sobre las pruebas y en qué consistían exactamente, solo dijo que probó varios escenarios de desconexión, incluido un escenario que simulaba un ciberataque hostil desde un país extranjero.

“El resultado de la prueba fue un éxito, en general, tanto las autoridades como los operadores de telecomunicaciones están listos para responder eficazmente a los posibles riesgos y amenazas y garantizar el funcionamiento de Internet y la red de telecomunicaciones unificada en Rusia”

Así lo dijo Alexei Sokolov, subdirector del Ministerio de Desarrollo Digital, Comunicaciones y Medios de Comunicación, adicionalmente Sokolov dijo que los resultados de las pruebas se presentarán al presidente Putin el próximo año.

Rusia se suma a las grandes potencias que buscan una forma de poder regular y asegurar la información de sus ciudadanos frente al ciberespionaje internacional o ciberataques.